Bregar con paciencia

Martirio cantaba aquello de Mira que estoy atacá, / por los traguitos que tú / me haces de pasar. Y Carmen Linares hacía lo propio en unos tangos: Dios mío dame paciencia / bregar con este gitanito / me falta la resistencia. Yo participo de los cantes de las dos artistas andaluzas: por lo de los nervios y por lo de la paciencia. Porque me parece a mí que me faltan dos telediarios para desconectar absolutamente de los discursos presidenciales y de su ristra de lugares comunes y lenguaje vacuo (“Lo que hay que hacer. Como Dios manda. Es de sentido común. Lo sabe todo el mundo. Lo que no se puede es no hacer nada. Hay cosas más importantes de qué ocuparse. No se puede gastar lo que no se tiene“). ¡Qué tiempos aquellos en los que el Tato sabía todo lo que era menester sobre la crisis!

Dice el experto en comunicación Antonio Gutiérrez Rubí, a propósito de la rueda de prensa rajoyana:

El presidente parece grogui. Y con él, España. Las ocurrencias en materia de comunicación desvelan graves errores de concepción, estrategia y forma. Si se ha gobernado sin un plan de comunicación serio, coordinado y solvente, es que –seguramente- se ha ido a salto de mata, desbordados por la realidad.

Frente al discurso de Rajoy, deslavazado, incoherente, miedoso, engañoso, tramposo y dirigido a no se sabe quién (¿a los mercados?, ¿a la opinión pública?, ¿a los líderes europeos?, ¿a los ciudadanos?, ¿a los medios?, AGR dixit), nada mejor que buscar algo de consuelo escuchando buena música para no caer en la depresión más profunda. El vídeo lo he visto en el blog de Ramón Lobo, un periodista de los que van quedando pocos. Se trata de Robin Gibb y su canción Juliet.

Este video requiere Flash Player 9